Image Credit: Curt Carnemark - flickr

El Instituto de Estudios Avanzados en Desarrollo (INESAD) está generando evidencia en materia de políticas mediante herramientas de simulación para ayudar a combatir la deforestación en Bolivia.

LA ESCENA —Con más de 50 millones de hectáreas de bosque tropical, Bolivia es uno de los países del mundo con mayor biodiversidad. Desafortunadamente, cuenta también con uno de los niveles más altos de deforestación – cada año se pierden aproximadamente 300.000 hectáreas de bosque por la expansión de la agricultura, lo cual produce alrededor de 150 millones de toneladas de emisiones de CO2, o 15 toneladas por cada boliviano. Si bien los rendimientos agrícolas en Bolivia son muy bajos comparados con los de países vecinos, la tierra arable sigue contribuyendo mucho más al PIB del país que los bosques, sobre una base per cápita, lo cual crea una fuerte motivación para que tanto los intereses privados como los del gobierno intenten extender la frontera agrícola. Sin embargo, los bosques también representan un valor no económico como, por ejemplo, el de albergar a millones de especies únicas y ayudar en la protección contra los impactos del cambio climático.

Estas vastas extensiones boscosas, altas tasas de deforestación, bajos rendimientos agrícolas y hábitat de la biodiversidad, hacen de Bolivia un candidato indiscutible para participar en el mecanismo internacional Reducing Emissions from Deforestation and Forest Degradation (REDD+) (Reducción de Emisiones de la Deforestación y Degradación de Bosques). Este mecanismo se encuentra aún en proceso de negociación, pero la principal idea que lo sustenta es la de utilizar incentivos de mercado y financieros para reducir las emisiones de efecto invernadero provocadas por la deforestación y la degradación de bosques en los países en desarrollo. Sin embargo, Bolivia ha rechazado en forma contundente y reiterada un mecanismo basado en el comercio o compensación de emisiones de carbono y, en su lugar, ha comenzado a desarrollar un mecanismo alternativo que asume una perspectiva mucho más holística con respecto a bosques y las comunidades que habitan en ellos. El Instituto de Estudios Avanzados en Desarrollo (INESAD) vio la oportunidad de utilizar su amplio conocimiento y experiencia en el área de bosques y cambio climático para trabajar con el gobierno boliviano y otros actores clave con la idea de explorar opciones alternativas en materia de políticas para la reducción de la deforestación.

– contienen información detallada y sistemática acerca de las causas de la deforestación en todo el país. INESAD empleó estas herramientas para simular los impactos multidimensionales de diferentes tipos de incentivos como los pagos REDD+ para la reducción de emisiones de CO2, pagos para la conservación (incentivos que se ofrecen a los terratenientes a cambio de la administración de sus tierras para ofrecer un beneficio ecológico) e impuestos sobre la deforestación. Los resultados indican que el mecanismo propuesto por Bolivia (que combina pagos a la conservación con impuestos a la deforestación) ofrece a su población con beneficios mucho mayores y mejor distribuidos que los pagos de REDD+, a la vez que se logran casi los mismos beneficios ambientales en términos de reducir la deforestación, las emisiones y la pérdida de la biodiversidad.

Una herramienta adicional desarrollada por INESAD es el juego educativo SimPachamama2, que simula el comportamiento de una pequeña comunidad en la frontera agrícola y hace que el jugador explore opciones para reducir en forma simultánea la deforestación y la pobreza en una comunidad forestal. El jugador asume el papel de alcalde, que debe implementar políticas que mejoren todo lo posible el bienestar de las personas sin detrimento del medio ambiente. La simulación abarca 20 años, lo cual permite a los usuarios aprender acerca de los efectos de diferentes políticas y las concesiones a que se enfrentan los responsables de las mismas a la vez que tratan de reducir la deforestación.

EL RESULTADO —INESAD aplicó sus herramientas de simulación de políticas para ayudar a diseñar el mecanismo alternativo de Bolivia para la reducción de la deforestación, el llamado Mecanismo Conjunto de Mitigación y Adaptación para el Manejo Integral y Sustentable de los Bosques. Los sólidos argumentos técnicos planteados por estos instrumentos también ayudaron al gobierno boliviano a negociar el apoyo financiero para el desarrollo de este mecanismo. Por ejemplo, ONU-REDD ha prometido 1.1 millones de dólares para el desarrollo del mecanismo alternativo mientras que la Embajada de Dinamarca ha comprometido más de 26 millones de dólares en su apoyo. Debido a la pericia de INESAD en este campo, la Embajada danesa ha contratado a INESAD para coordinar el desarrollo de un Programa de Apoyo para el Manejo Integral y Sustentable de los Bosques y Energía en Bolivia de 40 millones de dólares, que se implementará entre 2014 y 2018. Este trabajo de coordinación incluyó más de 100 reuniones con actores clave del gobierno boliviano, sociedad civil y otros donantes en Bolivia, así como la elaboración de docenas de estudios de antecedentes. INESAD fue también contratado para desarrollar el marco institucional para un nuevo órgano de carácter público, la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra, que es responsable del control y monitoreo de la deforestación en todo el territorio nacional. Asimismo, el personal de INESAD redactó los decretos supremos para el Fondo Plurinacional de la Madre Tierra, mecanismo financiero que apoya a esta nueva entidad.

Por información adicional sobre INESAD, visite http://inesad.edu.bo/index.php/en/

Elementos vitales

Date Established:
2008

La Paz, Bolivia
Google Map of -15.95000,-67.83330