Image Credit: Igor Ovsyannykov

Las investigaciones que FUSADES ha llevado a cabo en El Salvador sobre la delincuencia en el transporte público han contribuido a que las autoridades de transporte así como grupos de la sociedad civil dirijan una serie de campañas nacionales de concientización pública. El objetivo de estas campañas es mejorar la seguridad pública de los usuarios del transporte público y a su vez promover la conducta respetuosa entre los pasajeros, en particular hacia las mujeres y las niñas.

CONTEXTO— En El Salvador, más del 80 % de los ciudadanos utilizan el transporte público regularmente como su principal medio de transporte para ir al trabajo, la escuela o acceder algún tipo de servicio[1]. Sin embargo, la violencia y los delitos siguen aumentando y los datos muestran  que el 3.3 % de todos los homicidios cometidos en el país entre 2008 y 2013 tuvieron lugar en un vehículo de transporte público[2]. Además, las encuestas a las víctimas que se llevaron a cabo en 2013 y 2015 confirman que un promedio de 20.6 % de todos los hurtos y robos ocurrieron en un autobús, y unos 7.5 % adicional, en una parada de autobús. Esto plantea una preocupación bastante grave en relación con la seguridad y también contribuye a aumentar el miedo y la intranquilidad entre los usuarios del transporte público. Lamentablemente, la información disponible relativa a los factores sobre los que se basan estos delitos es limitada, las estadísticas oficiales son escasas o de difícil acceso y, hasta la fecha, se han realizado pocos estudios sobre la violencia relacionada con el transporte público.

QUE HIZO FUSADES — Habida cuenta de esta falta de información, FUSADES ha dirigido un estudio con miras a comprender mejor las causas de la violencia en los sistemas de transporte público y las implicancias para los usuarios, asimismo ha recopilado datos para ayudar a orientar la toma de decisiones relativas a la aplicación de intervenciones adecuadas. Si bien los delitos ocurren en muchas zonas, FUSADES decidió centrarse en los delitos específicamente relacionados con el transporte público debido a la falta de investigaciones y pruebas disponibles para comprender la magnitud y particularidades de este problema. A este respecto, los estudios realizados procuraron definir soluciones prácticas para prevenir los delitos y los disturbios sociales relacionados con el transporte público, y reducir el miedo de los usuarios. En la ciudad de San Salvador y la zona metropolitana circundante, FUSADES realizó un análisis sistemático del transporte público, llevó a cabo un estudio del marco jurídico pertinente y dirigió grupos de estudio que contaron con la participación de interesados directos: usuarios del transporte público, conductores de autobuses y oficiales de policía. Estos debates ayudaron a determinar algunas de las principales fuentes de desorden y formas de delito, así como a definir posibles opciones para lograr mejoras.

Cabe destacar que el servicio de transporte público de El Salvador opera mediante un acuerdo de concesión: el Estado es el propietario oficial de las distintas rutas, las que son operadas por empresas totalmente privadas. El Viceministro de Transporte establece las empresas que pueden prestar los servicios de cada ruta. En las principales conclusiones del trabajo de FUSADES queda demostrado que el sistema de transporte público de El Salvador se percibe en gran medida como un sistema caótico, que promueve la competencia desorganizada y excesiva entre las empresas que desean conseguir usuarios. Además, se concluyó que por lo general se conceden permisos a empresa y propietarios de autobuses particulares que no tienen las capacidades financieras y administrativas para garantizar la debida operación del sistema.

Entre las fuentes de desorden que se señalaron en el estudio  se incluyen el mal estado de los autobuses y las paradas, la falta de aplicación de las leyes y reglamentos,la supervisióninadecuada por parte de las autoridades y la conducta indebida de  los conductores de autobuses y, en ciertos casos, de los propios usuarios del sistema. Las conclusiones de los estudios constataron que por lo general los delitos tienen lugar en los autobuses o en las paradas de autobuses, y entre los delitos denunciados, los más comunes son el acoso sexual contra las mujeres, los hurtos y robos, la extorsión  de los dueños de los autobuses, y la  confabulación entre  los transportistas y los delincuentes.

EL RESULTATO — En el estudio se indica que los delitos podrían reducirse considerablemente mediante un programa sostenido de prevención de delitos situacional. Se compartieron una serie de recomendaciones normativas con los encargados de formular políticas, incluido el Ministerio de Trabajo y otros interesados directos. Estas recomendaciones incluyen incorporar medidas que contribuyan a disuadir la ocurrencia de delitos específicos en autobuses o paradas de autobuses, que garanticen la adecuada aplicación de las leyes y los reglamentos, así como realizar campañas de concientización para promover el respeto entre los usuarios y resolver los problemas relativos a la seguridad.

Estas recomendaciones ya están ayudando a orientar una serie de esfuerzos dirigidos a mejorar la seguridad en el transporte público de El Salvador. Por ejemplo, el Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (SITRAMSS) inició campañas para promover la conducta respetuosa entre los usuarios del transporte público, en particular hacia las mujeres y las niñas. Estas campañas incluyeron mensajes en las pantallas de los televisores de los autobuses, anuncios publicitarios impresos disponibles en los autobuses y en las paradas, y el contacto por medios sociales con los usuarios del servicio de transporte.

Una iniciativa de mujeres conocida como "Mesa de Líderes Mujeres", junto con representantes del sector público y privado, está también utilizando las conclusiones de estas investigaciones sobre acoso sexual de mujeres para preparar la próxima campaña de concientización nacional. Esta campaña se centrará en la promoción del respecto de la mujer y alentará a las personas afectadas por el acoso sexual a presentar denuncias. Además, la Escuela de Comunicaciones Mónica Herrera está utilizando estas conclusiones como estudio de caso para uno de sus cursos post-secundario. Los alumnos deben examinar las conclusiones de dicho estudio y preparar propuestas con estrategias para prevenir el acoso sexual contra las mujeres. Se están llevando a cabo debates para que las mejores propuestas se compartan con la "Mesa de Líderes Mujeres" con miras a aplicarlas en futuras campañas de concientización.

Todos estos esfuerzos e iniciativas son un importante paso para lograr mejorar la seguridad de los usuarios del transporte público en El Salvador y promover la conducta respetuosa entre los pasajeros, en particular hacia las mujeres y las niñas. 

 

[1] Viceministerio de Transporte (VMT) (2013). Información General de Rutas de Autobuses y Microbuses. San Salvador.

[2] Instituto de Medicina Legal (IML) (2013). Estadísticas sobre Homicidios, Departamento Académico y de Estadística, San Salvador.

Elementos vitales

Date Established:
1983

San Salvador, El Salvador
Google Map of 13.70690,-89.20180