Image Credit: Curt Carnemark

Una evaluación de la Fundación ARU ayuda al Banco de Desarrollo Productivo de Bolivia a reasignar sus recursos a pequeños negocios rurales y lograr un mayor impacto en la pobreza.

LA ESCENA —En Bolivia, cuatro de cada cinco individuos de la zona rural vive bajo la línea de pobreza. Entre los más pobres de las zonas rurales del país, el empleo formal es escaso – la mayoría están empleados principalmente por pequeñas empresas que constituyen la gran economía informal. Y si bien la evidencia sugiere que los retornos por capital invertido son más altos para las pequeñas empresas, los negocios informales rara vez cuentan con acceso a líneas de crédito. En consecuencia, los pequeños emprendimientos rurales siguen siendo un recurso sub-desarrollado y cuentan con un importante potencial para contribuir al desarrollo y aliviar la pobreza en Bolivia.

El Banco de Desarrollo Productivo de la nación financia esfuerzos que promueven el desarrollo y atienden a las regiones y sectores históricamente excluidos. Trabaja principalmente con empresas rurales y agrícolas, incluyendo pequeñas y micro empresas. Una de las iniciativas del banco es el programa Crédito Productivo Individual (CPI) que otorga préstamos a pequeños productores. El CPI se orienta a lograr un impacto social, económico y financiero, aumentando el empleo y los ingresos, así como el acceso al financiamiento a los productores a nivel individual. Sin embargo, cumplidos cinco años del programa, el banco no estaba seguro de que sus préstamos estuvieran provocando el impacto que se pretendía o si los escasos recursos del programa pudieran ser mejor desplegados para lograr un mayor impacto. Para conocer más al respecto, el banco recurrió a la Fundación ARU.

QUÉ HIZO ARU —La Fundación ARU (ARU), un think tank que se focaliza en política económica, es una de las pocas organizaciones bolivianas con experiencia en evaluación. Por lo tanto, cuando el Banco de Desarrollo Productivo decidió que quería evaluar el impacto del CPI – la primera de sus evaluaciones realizadas –, según la dirigencia del banco ARU era el único candidato calificado para hacerlo.

La evaluación, que comenzó en el año 2012, investigó qué tan eficaz y eficiente había resultado el programa en cuanto al logro de sus objetivos en lo social, económico y financiero. Asimismo, buscó formas de mejorar la manera en que se asignaban los recursos del programa para lograr un mayor impacto.

Las conclusiones de la evaluación, que culminó en mayo del 2013, sugieren que hay ciertas circunstancias – tales como la industria y monto del préstamo – que hacen que los préstamos tengan más probabilidad de causar un impacto positivo en los ingresos de hogares. ARU anticipa que, al comprender estas dinámicas a nivel más detallado, el banco podrá mejorar el retorno social de sus préstamos.

EL RESULTADO —Como resultado de las conclusiones de ARU, es probable que el banco reasigne sus futuros préstamos CPI más específicamente según los tipos de personas que ARU identifique como aquellos que más se beneficiarían de estos. Las estimaciones sugieren que esto podría traducirse en algo así como $65 millones más de ingresos para los hogares más pobres1.

Adicionalmente, esta evaluación representa un paso fundamental en el esfuerzo de ARU por la creación de lo que llama una “cultura de la evaluación” en Bolivia – expandiendo tanto la capacidad como la demanda de evaluaciones rigurosas. Como evidencia de que esta cultura está comenzando a arraigarse, otros programas de microfinanzas del país están pensando ahora en realizar evaluaciones y observan de cerca los métodos y conclusiones de la ARU.

Por información adicional acerca de la Fundación ARU visite http://www.aru.org.bo/

Elementos vitales

Think Tank: 
Date Established:
2006

“VEO A LA FUNDACIÓN ARU COMO SOCIO ESTRATÉGICO, ESPECIALMENTE PORQUE EN BOLIVIA HAY POCOS EXPERTOS EN EVALUACIÓN. NOS GUSTARÍA VER UNA MASA CRÍTICA DE ORGANIZACIONES COMO ARU.” — Director de Planificación, Banco de Desarrollo Productivo
La Paz, Bolivia
Google Map of -15.95000,-67.83330