Image Credit: Summer Burkes

Superando las brechas comunicacionales entre el gobierno y el pueblo del Delta del Níger, el Centre for Population and Environmental Development (CPED) está consolidando la paz en un territorio hostil.

LA ESCENA —Nigeria es el principal productor de petróleo y gas de África y el 13er productor más grande del mundo en materia de petróleo. El país depende de las exportaciones del crudo que cubren casi el 80% de los ingresos del gobierno y más del 90% de las ganancias por concepto de exportación. La mayor parte de la extracción de petróleo y gas en Nigeria se realiza en la región del Delta, donde se encuentran instaladas la mayor parte de las corporaciones petroleras multinacionales destacadas en el país.

La región del Delta del Níger alberga también a más de 40 millones de personas pertenecientes a más de 40 grupos étnicos bien definidos. Si bien el petróleo ha contribuido de manera significativa al desarrollo de otras zonas de Nigeria, la región del Delta está gravemente subdesarrollada. En las comunidades donde la exploración y producción petrolera se realiza en tierra, existe una severa deforestación, erosión, destrucción de terrenos aptos para la actividad agropecuaria y degradación ambiental. Los habitantes de la región del Delta, que dependen de la tierra para su subsistencia, han tenido que vérselas con una pobreza aguda, desempleo y riesgos que atentan contra su salud.

Como resultado de los costos ambientales y humanos adversos de las actividades vinculadas al petróleo en la región del Delta, los representantes indígenas –jóvenes en su mayoría—han tenido enfrentamientos con las multinacionales y el gobierno nigeriano pues perciben su falta de acción. Esta resistencia se transformó en militancia, con uso de la violencia y la hostilidad directa para destruir las instalaciones petroleras y distorsionar la actividad económica. En consecuencia, las empresas petroleras han recortado su producción que cayó de 2.5 millones de barriles por día en 2005 a 1 millón de barriles por día en 2009. Si bien el gobierno ha tomado la medida de recurrir a la fuerza militar para detener estas prácticas, no ha hecho nada para fomentar la paz o proteger y garantizar la producción de petróleo y gas. Los actores en el Delta del Níger, incluyendo comunidades y líderes religiosos, sociedad civil y los propios militantes, han hecho un llamado pidiendo mayor atención al desarrollo de esta región. Es aquí donde el Centre for Population and Environmental Development (CPED) comenzó a participar

QUÉ HIZO CPED —CPED es una organización independiente, no partidista y sin fines de lucro que realiza investigación en el ámbito de las políticas y trabaja en la promoción del desarrollo sustentable y en la reducción de la pobreza y desigualdad en Nigeria. El Centro reconoció que la respuesta usual de las políticas públicas ante situaciones de violencia –el uso de la fuerza militar—no serviría para establecer una paz duradera ni para promover la supervivencia económica de la nación.

En el año 2005, CPED inició un programa de investigación sobre consolidación de la paz en el Delta del Níger, cuyo propósito era el de incidir en una revisión de las políticas existentes en la región. CPED se involucró en un minucioso trabajo de campo e interacciones con actores clave en la región, así como con los responsables de las políticas a nivel nacional, estatal y local. El Centro encontró que los diversos actores en el Delta del Níger querían que se prestara mayor atención al desarrollo de la región, en particular a la capacitación y empleo de los jóvenes desocupados (ya que son ellos los que por lo general resultan reclutados para las milicias). Las conclusiones de esta investigación demostraron la voluntad de todos los actores, incluyendo los militantes, de trabajar por la paz en la región. CPED preparó un informe proponiendo la necesidad de un diálogo entre los dirigentes de los grupos militantes que libraban la confrontación hostil en la región del Delta y representantes del gobierno a nivel federal, estadual y local.

Sin embargo, CPED se vio desafiado en su capacidad de comunicar los resultados de su investigación y las recomendaciones en términos de políticas. En el año 2009, el Centro recibió financiamiento de la Iniciativa Think Tank y pudo así seguir desarrollando su estrategia de investigación y difusión. Fue en este momento que pudo compartir sus conclusiones más ampliamente a través de resúmenes de políticas, talleres, seminarios y comunicaciones personales con actores clave en la región.

EL RESULTADO —En 2009, el gobierno federal y los líderes militantes en la región del Delta anunciaron un acuerdo para poner fin a la violencia, conocido más tarde como un programa de amnistía. Esto puso fin a la ofensiva militar contra los jóvenes en la región y lanzó un programa diseñado para rehabilitar, capacitar y emplear a los jóvenes. Cuatro años después del inicio del programa de amnistía, una relativa paz ha vuelto al Delta del Níger. Mirando hacia el futuro, mucho dependerá de si el gobierno y la dirigencia de los grupos militantes cumplen su parte del acuerdo.

A través de esta experiencia, CPED aprendió que las conclusiones de la investigación no tendrán su esperado impacto en las políticas salvo que sean comunicadas en forma eficaz a los responsables de elaborarlas. Si bien la investigación inicial de CPED fue rigurosa y aportó evidencia muy necesaria acerca de la importancia del diálogo entre el gobierno y los grupos militantes, fue su eficaz estrategia de difusión lo que finalmente llevó a incidir en las políticas y a un proceso de cambio en la región del Delta del Níger.

Por información adicional acerca de CPED visite www.cpedng.org

Elementos vitales

Date Established:
1999

Benin City, Nigeria
Google Map of 6.33908,5.62648