El naufragio del 18 de abril del barco que zarpó de Libia con rumbo a Europa representó la mayor pérdida de vidas durante un desplazamiento de migrantes a Europa en la historia. Habida cuenta del flujo constante de migrantes que llegan por barco al sur de Europa cada mes, aunado con los 1.750 migrantes que han perdido sus vidas en el Mar Mediterráneo en lo que va del año, muchos países europeos se han enfrentado a una grave llamada de atención, precipitando así instancias de medidas colectivas.

La amplia cobertura internacional en los medios de comunicación tras la última tragedia de migrantes ha fijado toda su atención en la respuesta de la Unión Europea (UE) ante la crisis y la necesidad de iniciar una reforma de las políticas y respuestas europeas a las cuestiones migratorias. Los dirigentes de la UE trabajan por encontrar soluciones y organizaron una reunión especial en Italia  para elaborar una política inmediata y una respuesta operativa a la crisis.

Pero, ¿cómo pretenden abordar este problema los países africanos? Y respecto de las áreas en las que pretenden actuar, ¿en qué medida los debates de políticas africanas sobre los problemas migratorios juveniles cuentan con información basada en investigaciones y hechos?

Un giro hacia el conocimiento local

Las pruebas procedentes del Estudio relativo al entorno de políticas en África (PCS) de la Iniciativa Think Tank 2013 sugieren que se ha producido un cambio en el pensamiento y la actuación de los gobiernos africanos en relación con el uso de pruebas en el proceso de formulación de políticas. Los resultados de PCS indicaron que la información producida por organismos públicos era la fuente principal de datos y que había poco interés por las investigaciones externas. Sin embargo, los resultados de 2013 muestran que la cantidad de temas de investigación de interés de los actores políticos públicos ha aumentado. Se emplean cada vez más think tanks nacionales como fuentes de pruebas basadas en la investigación en materia económica, fiscal, monetaria y de reducción de la pobreza. Este cambio ha creado una oportunidad para que los think tanks africanos amplíen el alcance a actores de políticas, fomenten el conocimiento de sus servicios con el gobierno y mejoren el acceso a la investigación.

Información del debate sobre políticas migratorias

En la confluencia de esta oportunidad emergente y las recientes tragedias en el Mar Mediterráneo, se llevó a cabo un simposio sobre políticas migratorias en Dakar (Senegal) en abril de 2015. Este evento fue organizados conjuntamente por el Institute for the Study of Labour (IZA) y el Consortium pour la recherche économique et sociale (CRES) con sede en Dakar. Los participantes mantuvieron debates sobre muchas de las causas subyacentes de la migración y la necesidad de desarrollar una respuesta de políticas para todo el Continente africano que aborde la continua crisis migratoria. El simposio sobre políticas centró la atención en las causas fundamentales de la migración ilegal y peligrosa de África a Europa, y, a su vez, se centró en lo que podría hacerse para contribuir al desarrollo de la política migratoria. El desempleo juvenil, la falta de oportunidades de formación y adquisición de aptitudes así como el acceso inadecuado a servicios de salud y educación básicos son tan solo algunos de los retos que enfrentan muchos pueblos de África. Al no tener oportunidades socioeconómicas, muchos jóvenes africanos ejercen su derecho a la libertad de movilidad y recurren a la migración.

Los debates que tuvieron lugar en el simposio han puesto de manifiesto que existe una clara necesidad en los países de África Occidental —de donde provienen los emigrantes— de contribuir con una respuesta a nivel continental al invertir en investigaciones que procuren comprender mejor cuáles son los factores que motivan a la gente a tomar tales medidas drásticas. Será necesario también examinar las soluciones en materia de política que aborden los problemas migratorios así como explorar las oportunidades que se creen mediante políticas migratorias y de protección social bien administradas. Los think tanks africanos pueden facilitar estas iniciativas, ya que están bien posicionados para contribuir significativamente al debate sobre cuestiones relacionadas con la migración e influir en las políticas que tienen como fin reducir la migración ilegal de jóvenes africanos a Europa.

¿Qué pueden hacer los think tanks africanos?

Los think tank africanos necesitan reivindicar su lugar en este debate al proporcionar pruebas basadas en las investigaciones a los gobiernos, legisladores, el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil. Entre las preguntas que podrían abordarse se encuentran: ¿Cómo pueden los gobiernos africanos incentivar a los jóvenes africanos para esforzarse por tener una vida mejor en sus respectivos países? ¿Qué pueden hacer las comunidades económicas regionales para apoyar los esfuerzos a nivel de país? ¿Qué políticas migratorias sirven para gestionar el bienestar social de las personas que abandonan África, establecer políticas que propicien la tramitación de permisos migratorios y asegurar la protección social de los migrantes? Los think tanks también podrían emprender investigaciones en otros aspectos clave tales como los patrones y usos de las remesas así como explorar las maneras en que las remesas pueden contribuir a la inversión económica y el desarrollo de los países de origen de los migrantes. También pueden investigar cómo los gobiernos africanos pueden incentivar y facilitar la reintegración de los migrantes a sus respectivos países. Sobre la base del análisis y los datos generados a través de dicha investigación, los think tank estarían en perfectas condiciones para propiciar la participación de los actores de políticas públicas en la función y la importancia de los patrones migratorios dentro de los países africanos, así como en relación con las oportunidades y los riesgos relativos a la migración de jóvenes desempleados.

Los gobiernos africanos están bajo presión de la comunidad internacional y de sus propios ciudadanos para crear soluciones de políticas que aborden las cuestiones sistémicas que están ligadas a la crisis migratoria. Pero no lo podrán lograr solos. Los gobiernos africanos son cada vez más receptivos a las fuentes de conocimiento que ofrecen opciones concretas de políticas y recomendaciones prácticas para abordar las cuestiones migratorias. Los think tanks puede ayudar al priorizar en su agenda de investigación los temas relativos a la migración y al buscar la participación activa de los funcionarios públicos para la formulación y el diseño de dicha investigación a fin de garantizar que atienda y satisfaga las necesidades pertinentes. A través de la implementación de políticas públicas africanas a nivel nacional y regional, junto con las reformas de las políticas migratorias de la UE, los think tanks africanos tendrán la oportunidades de reducir el flujo de migración ilegal y riesgosa de África a Europa.