Fuente: Simone D. McCourtie / World Bank

En calidad de “thinktanker” femenina del Centro de Asuntos Públicos de la India (PAC, por sus siglas en inglés), estoy interesada en llevar adelante la discusión acerca del género en todos los aspectos de nuestro trabajo. Por lo tanto, he estado estudiando la forma en que varias identidades se cruzan con el género para profundizar los desequilibrios de poder y aumentar las desigualdades. En esta publicación del blog, reflexiono acerca de las discusiones que tuve sobre la interseccionalidad con los financiadores y los think tanks en la Iniciativa Think Tank.

[Varsha Pillai es un Gerente del Programa, con el Centro de Asuntos Públicos de la India, un think tank sin fines de lucro comprometido con la buena gobernanza.]

El término "interseccionalidad" se usa normalmente para captar la idea de que, más allá del género, las experiencias individuales también se definen por factores tales como la raza, la clase, la casta y la orientación sexual, que a su vez están determinados y conformados por los sistemas sociales de poder. Entender la interseccionalidad es esencial para trabajar hacia la Meta 5 de la Agenda de Desarrollo Sostenible de la ONU, la cual exige una acción continua para reducir la desigualdad de género y empoderar a las mujeres. Considerado como un concepto emergente, la interseccionalidad no ve las identidades como independientes entre sí, sino como identidades que están interconectadas. Diferentes resultados sociales, económicos y políticos surgen a través de la interacción de estas identidades tanto a nivel individual como a nivel sistemático. Para poder abordar y atacar eficazmente la interrelación de los problemas de desarrollo, es imperativo que los think tanks implementen un punto de vista interseccional al trabajo que realizan y cómo lo hacen. 

La interseccionalidad es importante porque toma en cuenta las diversas formas en que el poder se manifiesta a través de la identidad, las diferentes formas en que surge la opresión y las formas que toma. Para aquellos think tanks que son sinceros en alentar la diversidad de personal, ideas y opiniones dentro de su organización, entender estas intersecciones es fundamental. Los think tanks no pueden escapar de las estructuras de poder y otras complejidades (es decir, raza, clase, casta y orientación sexual) dentro de sus propias organizaciones y el espacio de políticas públicas; de hecho, deben negociar su camino a través de estas complejidades, si desean lograr la transformación a través de los dominios de sus investigaciones y sus procesos organizativos.

Dentro del contexto indio, ¿qué significa interseccionalidad? ¿Ayuda a comprender la naturaleza fracturada de nuestras identidades o hace que la investigación sea más compleja de lo que necesita ser? Las identidades de casta y el género desempeñan un papel crucial dentro de la praxis del desarrollo en el contexto indio. Las estructuras de poder (y, por lo tanto, la marginación) reflejan estas categorías sociales, seguidas de cerca por las jerarquías de clase y el acceso a los procesos correspondientes. . La investigación sería más sencilla sin tener en cuenta estas dimensiones, pero sin su inclusión, la investigación seguirá siendo en gran medida unidimensional e irreflexiva de las realidades que trata de comprender.

Siendo organizaciones que intentan transformar los sistemas y las estructuras sociales en las que están integradas, los think tanks deben lidiar con los problemas relacionados con la interseccionalidad como un tema de investigación y mediante sus propias prácticas.

Mis discusiones dentro de la comunidad de think tanks sobre este tema brindaron ideas interesantes, algunas de las cuales se enumeran a continuación:

  • La interseccionalidad puede captar las realidades vividas y la naturaleza estructural de las desigualdades: en el discurso del desarrollo que está evolucionando actualmente, los conceptos como interseccionalidad tienen un claro enfoque en las personas. Incluso la agenda de los ODS y el compromiso de "no dejar a nadie atrás" reconoce este punto, incluso si no menciona la palabra "interseccionalidad".
  • La interseccionalidad encapsula efectivamente la diversidad y la marginación: los Think Tanks necesitan captar la diversidad de experiencias vividas que se ven impactadas por la opresión y la marginación, especialmente las diferentes dimensiones de la identidad que se manifiestan, ya que estos conceptos interactúan estrechamente con el poder del mundo real.
  • La interseccionalidad adopta una postura clara sobre la inclusión y la equidad: la interseccionalidad ya no puede ser ignorada si los think tanks observan la praxis del desarrollo desde la perspectiva de la inclusión y la equidad. Los patrones de exclusión y desigualdad y cómo se desarrollan pueden entenderse mejor si se consideran los sistemas y las estructuras sociales desde todos los ángulos como temas de investigación, así como dentro de los sistemas y prácticas internos de los think tanks.

Por diversas razones, sería prudente que los think tanks adopten un enfoque interseccional de su trabajo, ya sea a través de la investigación, la promoción o el compromiso público, para seguir siendo relevantes y verdaderamente efectivos.

(El autor desea agradecer a las siguientes personas por sus ideas sobre el tema de la interseccionalidad: Dr Seema Bhathia-Panthaki (IDRC), Dr Shannon Sutton (IDRC) y Gurucharan Gollerkeri (PAC), que ayudó a enmarcar el artículo)