Del 25 al 27 de julio, representantes de gobierno y de la sociedad civil (entre ellos, miembros de los think tanks), de la región de América Latina, se reunieron en Santiago de Chile, a fin de identificar de qué forma deberían alinearse los determinantes de la salud correspondientes al ámbito político, social, comercial y medioambiental a fin de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).  

Durante esta conferencia de tres días, los debates se centraron en el intercambio de experiencias respecto de los primeros logros al superar complejas barreras sistémicas a la salud, tanto en el ámbito político como comercial. Los participantes también destacaron las lecciones aprendidas con respecto a la coordinación de numerosos sectores y diferentes partes interesadas.

Al finalizar el encuentro, organizado en conjunto por el Gobierno de Chile, la Organización Panafricana de la Salud (PAHO), el Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales de Ginebra y el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC), los participantes firmaron la Declaración de Santiago, mediante la cual se comprometieron a llevar a cabo acciones concretas para impulsar el respaldo político para la implementación de los ODS, especialmente en el sector de la salud pública. La Declaración de Santiago detalla los compromisos asumidos por los signatarios para destinar estrategias y recursos al cuidado de la salud y el bienestar de todos los habitantes. Entre ellos, el compromiso de obtener y emplear respaldo político en beneficio de la salud pública; fomentar los procesos políticos que respaldan la implementación y la responsabilidad; promover la financiación sostenible de la salud en los ODS; involucrar a un gran número de partes interesadas, y obtener el apoyo de los gobiernos locales.

Antes de la última sesión, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, envió un video personal para expresar su respaldo y destacar la importancia de este tipo de liderazgo. Tras agradecer personalmente a Peter Taylor, miembro del IDRC y de la TTI, instó a los demás gobiernos a que no se perdieran la oportunidad de avanzar hacia sociedades más desarrolladas, justas e inclusivas: "El costo de no actuar ahora es demasiado alto".