Adaptarse a las nuevas realidades de la financiación en el ámbito nacional e internacional supone que los think tanks sean innovadores y adecuen sus modelos de gestión en consecuencia. Para contribuir con esta tarea, la Iniciativa Think Tank (ITT) brinda apoyo a un grupo específico de think tanks de África con el objeto de ayudarlos a comprender mejor los conceptos en que se fundan los modelos de gestión y cómo aplicarlos en sus propias organizaciones.

Los think tanks de África tienen más dificultades que nunca para conseguir formas de financiación básica que sean flexibles y de largo plazo. Habida cuenta de que se terminaron las subvenciones básicas que ofrecían la African Capacity Building Foundation y de que algunos gobiernos nacionales siguen siendo renuentes a financiar la labor de los think tanks, las oportunidades para conseguir fondos flexibles son escasas. Hay otras fuentes y clases de fondos, ahora bien será preciso que los think tanks  innoven y adapten sus modelos de gestión para poder acceder a dichos fondos.  Debido a la situación actual de la financiación, muchos think tanks han tenido que centrar más su atención en la sostenibilidad de la organización, ya que muchos dependen de pocas fuentes de fondos.  Por lo general, reciben fondos para proyectos o consultorías de corto plazo, en parte debido a las presiones que afrontan muchos proveedores de fondos a la hora de demostrar los resultados medibles de sus inversiones.

La importancia de los modelos de gestión

Un modelo de gestión efectivo está íntimamente ligado al éxito de cualquier organización y sirve para orientar la manera en que logrará sus objetivos.  Para un think tank, el modelo de getión hace referencia a cómo la organización obtiene resultados dirigidos a las partes con las que colabora o a las que procura influenciar —ya sea el gobierno, la sociedad civil o los ciudadanos— y cómo se propone obtener los fondos necesarios para hacerlo. A continuación se presentan algunas formas en las que los think tanks crean valor:

  • Generan resultados de investigación de alta calidad;
  • Participan en diálogos para informar las políticas públicas con datos comprobados;
  • Promueven el diálogo entre las diversas partes interesadas en un tema específico o respecto de la supervisión y evaluación de los planes o políticas públicas.

Ahora bien, para que los think tanks puedan hacer esta labor de manera sostenible, deben contar con una lista estable de expertos investigadores y asegurarse de que tendrán acceso a fondos para trabajar a largo plazo. La ITT no ha sido la primera en destacar la importancia de examinar modelos de gestión que se ajusten a los think tanks. Véase el artículo Think Tank Business Models (Modelos de gestión para Think Tanks) y Business Models for Policy Research Institutions (Modelos de gestión para Instituciones de Investigación sobre Políticas).

Las ventajas del aprendizaje práctico

Los think tanks de África tratan distintas cuestiones relativas a la formulación de políticas, de diferentes maneras y con diversas bases de apoyo. Por ende, los modelos de gestión deben poder adaptarse a sus contextos particulares, además de poder adaptarse a las necesidades y las circunstancias en constante cambio. Durante un proceso de aprendizaje práctico de 18 meses de duración, la ITT brinda apoyo a siete think tanks con sede en África (de su cohorte actual) mientras avanzan y se preparan mejor para lograr la sostenibilidad financiera a largo plazo, una vez que se terminen los fondos provistos por la ITT en 2019. Habida cuenta de que no existe una solución que sirva para todos, este enfoque favorece el intercambio de aprendizajes y reflexiones, mientras cada think tank participante va tomando decisiones para lograr la transformación organizacional y definir un modelo de gestión que sea sólido, realista y estratégico.

En lugar de solo asistir a talleres de capacitación, que una vez finalizados puede resultar difícil poner en práctica las competencias o los conocimientos técnicos aprendidos en ellos, un proceso de aprendizaje práctico ofrece un camino más intencional. Los participantes definen el cambio que se desea lograr, toman medidas para materializarlo y reflexionan sobre sus acciones (lo que funcionó y lo que no, y cómo pueden adaptarse dichas medidas). Aunque es posible que el proceso de cambio sea específico de cada organización, el proceso de aprendizaje práctico crea un espacio en el que las organizaciones pueden compartir información y aprender unas de las otras. 

Primeras perspectivas del proceso de aprendizaje práctico

En un taller introductorio organizado por REPOA en Dar es Salaam en el mes de octubre de 2016 se reunió un grupo de directores superiores, investigadores, oficiales de finanzas y personal de comunicaciones de cada organización. El objetivo de este encuentro era compartir y examinar la naturaleza de los cambios que se deseaban lograr, así como empezar un proceso de reflexión grupal y aprendizaje entre pares. Cada organización elaboró su propio plan de acción, incluidos los resultados previstos y los pasos para documentar y evaluar el proceso.  

El grupo empleó un modelo llamado rueda de valor para orientar el proceso de aprendizaje práctico. Este modelo ofrece una manera de definir, crear, entregar y capturar valor con la colaboración de las partes implicadas y para su beneficio, de una manera sistemática y coherente. A continuación se describen los cinco ámbitos de interés que surgieron de este ejercicio:

  • Colaboración con el sector privado;
  • Participación de las Juntas Directivas;
  • Consolidación de las comunicaciones y las actividades de extensión;
  • Determinación de ahorros para iniciar un Fondo de dotación; e
  • Interés en aumentar las capacidades para preparar propuestas ganadoras.

Los participantes examinan y comparten sus experiencias a medida que siguen fortaleciendo el trabajo en estos ámbitos de acción. Un administrador financiero y de planificación estratégica proporciona apoyo a las organizaciones participantes.

Hasta la fecha, en los debates de aprendizaje práctico, han surgido las siguientes cuestiones clave:

Las relaciones que se basan en la confianza y en objetivos comunes crean valor

Las relaciones sólidas —tanto externas como internas— son fundamentales para que un think tank pueda ofrecer valor; que todo el personal, desde el Director Ejecutivo hasta los investigadores, compartan un criterio integrado, crea un sentido de objetivo común y de pertenencia. En este caso, esto se logró invitando al personal de comunicaciones y los oficiales de finanzas a las reuniones para el diseño del proyecto de investigación con los donantes a fin de que puedan aprender y contribuir al proceso.   

El cobro de los gastos reales presenta riesgos y oportunidades

Los insumos que se necesitan para realizar un estudio de investigación comprenden desde investigadores cualificados, acceso a infraestructura de TI, transporte, instalaciones hasta el apoyo a las comunicaciones. Cada uno de estos trae aparejados gastos, que deben considerarse como parte de los gastos generales de emprender una investigación. Para lograr eficiencias y economías es preciso combinar datos confiables relativos a los gastos generales y las decisiones frugales. Se deben utilizar datos sólidos e información creíble para negociar con los proveedores de fondos quienes suelen no estar dispuestos a sufragar ciertos tipos de gastos, como los gastos generales.

Cuando se presenta una solicitud para recibir fondos, los think tanks deben asegurarse de que los presupuestos del proyecto reflejen todos los gastos de la realización de la investigación de calidad así como su difusión estratégica, además de que permita mantener al personal cualificado a largo plazo. Este enfoque ayudará a que los  think tanks estén mejor preparados para lograr ahorros modestos. En teoría esto tiene sentido, pero en la práctica puede ser difícil de lograr.  Desde que se comenzó el proceso de aprendizaje práctico, una organización aumentó sus tarifas para reflejar el costo real de llevar a cabo estudios de investigación. Algunos proveedores de fondos lo aceptaron, pero otros no. Esto genera varios interrogantes: ¿cómo justificar tarifas más altas? ¿Deben los think tanks realizar auditorías internas rigurosas para crear eficiencias? ¿Cuándo está bien aceptar tarifas más bajas? O bien, ¿cómo podemos decir que no y al a vez conservar relaciones importantes?

Próximos pasos en el proceso de aprendizaje práctico

En el próximo año, las organizaciones seguirán aplicando el proceso de aprendizaje práctico y con las contribuciones del facilitador experto, pondrán en práctica nuevas ideas y enfoques, reflexionarán en lo que funciona y lo que no, y corregirán su curso según sea necesario.  Se impartirá un seminario web por trimestre  y se realizará un taller presencial final, con el objetivo de crear un espacio para que el grupo reflexione acerca de lo logrado y comparta lo aprendido con sus pares.