Parece que en el ámbito del desarrollo internacional las soluciones rápidas y repentinas se han convertido en práctica habitual. Es satisfactorio, y a menudo útil, contar la cantidad de mujeres, hombres y jóvenes que se apuntan para recibir formación, una vacuna, o bien plantar un nuevo tipo de semilla. Los proyectos de infraestructuras son concretos y visibles. Ahora bien, ante la impaciencia creciente por que los programas de desarrollo demuestren el impacto a escala y el uso óptimo de los recursos, será importante reflexionar sobre el papel y la situación de la investigación para el desarrollo en el ámbito de las ciencias sociales.

Nota del editor: Este artículo se publicó originalmente in Inglés en el sitio web del IDRC el 11 de julio de 2018.

Ce type de recherche est habituellement plus long et ses répercussions sur la vie des gens sont généralement plus difficiles à démontrer. Comment établir hors de tout doute raisonnable le nombre de femmes vulnérables dont la vie s’est améliorée après que des résultats de recherche ont entraîné une nouvelle loi, disons, sur la violence familiale ? Comment prouver que la nouvelle loi a réellement été influencée par la recherche précise que vous avez appuyée ?

Pour compliquer davantage la situation, l’impact des investissements en sciences sociales dépend de la capacité des gens à utiliser et à mettre en oeuvre l’innovation ou la preuve générée. Soyons clairs : il ne s’agit pas simplement de communiquer les résultats aux décideurs et aux praticiens ou de s’assurer de les mobiliser pendant tout le cycle de vie d’un projet de recherche.

Alors que la désinformation est devenue une réalité quotidienne, la capacité de discerner les données erronées des données probantes appuyées par un travail analytique rigoureux devient essentielle. Vraisemblablement, l’utilisateur final n’a pas besoin de comprendre les méthodes de recherche pointues ni leurs nuances techniques. Cependant, se familiariser avec les bases et la logique des techniques de science sociale les plus courantes peut certainement aider à déterminer quelles données sont fiables et utilisables.

Alcanzar los objetivos mundiales

Según las estimaciones recientes del Grupo Banco Mundial, si todo sigue como hasta ahora, entre dos tercios y tres cuartos de las personas en situación de pobreza extrema vivirán en África para 2030. Un gran número de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas no se cumplirán para estas personas en particular.

Si bien es cierto que son varios los factores que pueden estar ralentizando el progreso hacia la consecución de los ODS, muchos resaltan que el escaso uso y aplicación de los resultados de las investigaciones es una importante pieza del rompecabezas. Existe una opinión general de que la investigación genera de manera continua conocimientos pertinentes y significativos, pero que no se utilizan como deberían para formular y aplicar mejores políticas e intervenciones que podrían en definitiva mejorar las condiciones de vida.

Capacidad para ejecutar soluciones basadas en la investigación

Varios programas recientes han venido examinando a fondo la capacidad de aceptación y aplicación de África para cerrar la brecha del ciclo de investigación, desde el diseño de la investigación hasta la ejecución y generación de los efectos previstos sobre el terreno.  Estos programas incluyen las convocatorias de propuestas de la Hewlett Foundation para que las instituciones de investigación en materia de políticas africanas promuevan el uso público de las pruebas y el programa del Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido Building Capacity to Use Research Evidence (Creación de Capacidad para Usar Pruebas de Investigación, BCURE). La evaluación final del programa BCURE en enero de 2018 concluye que “el uso de pruebas es esencialmente político. Por lo general, en los países de bajos y medianos ingresos el uso de las pruebas se ve restringido por instituciones fragmentadas, politizadas y autoritarias, que tienen limitaciones económicas, poca experiencia técnica y normativa entre sus funcionarios públicos y altos niveles de corrupción”.

Un aprendizaje clave del programa piloto de BCURE, que incluyó a Kenya, Sierra Leona, Sudáfrica y Zimbabwe, concluyó que para que el cambio de conducta sea sostenible, todo intento de crear capacidad para el uso de pruebas debía promover la adopción formal de nuevos procesos, herramientas o prácticas y debía contar con el apoyo y los recursos de los altos directivos.

Una cuestión fundamental para el IDRC

La aceptación de las investigaciones es un elemento fundamental del trabajo que realizamos en el IDRC; experimentamos de manera continua nuevas ideas para mejorar la vida de las personas.

A través de nuestra red de organizaciones beneficiarias en el marco de la Iniciativa Think Tank, hemos brindado apoyo a cientos de legisladores, analistas públicos, periodistas y representantes de organizaciones de la sociedad civil. Además, hemos contribuido al debate sobre el impacto de la investigación mediante el examen de la influencia de la investigación sobre las políticas públicas y mediante el concepto de ampliación de la ciencia. Este modelo, que ayuda a los innovadores sociales a atravesar los retos para lograr impacto mediante la investigación y la innovación, explora la idea de la coordinación inclusiva entre “aquellos que facilitan la ampliación del alcance y los que se ven afectados por las innovaciones”.

La realidad y el contexto en constante cambio de los países en desarrollo propugna en última instancia la promoción de enfoques proactivos e innovadores dirigidos a la investigación para el desarrollo en el ámbito de las ciencias sociales. En el caso de África subsahariana en particular, un enfoque sistemático que tienen en cuenta la economía política local y la capacidad de absorción de las pruebas obtenidas por las investigaciones parece ser prometedor.