En muchas culturas africanas, cuando una madre da a luz a un bebé sin que la madre o el niño corra el riesgo de morir, es motivo de una gran celebración que se extiende durante días. A los pocos días o semanas del nacimiento, se realiza una ceremonia para darle nombre al niño, otra ocasión de gran celebración, en especial entre los pueblos tradicionales de la región suroccidental de Nigeria. ¿Por qué es que la mayoría de las culturas nigerianas celebran a lo grande cuando una mujer da a luz sin riesgos?

[Nota del editor: Este artículo lo escribió Job Imharobere Eronmhonsele, Director de la División de comunicación y compromiso político del Centro de Población y Desarrollo Ambiental (CPED) de Nigeria. Es la secunda de una serie de blog sobre los think tanks y la igualdad de género, editada por Shannon Sutton y Natalia Yang.]

La concepción al nacimiento es uno de los maravillosos milagros de la vida. Por desgracia, esto causa sentimientos encontrados en las familias nigerianas, en especial en las mujeres de edad reproductiva.El miedo a perder una madre embarazada, sobre todo en el parto, constituye un motivo de grave preocupación en Nigeria. No cabe duda que esta preocupación esta estrechamente ligada con la elevada tasa de mortalidad materna, de los recién nacidos y los niños que se ha registrado en el país en los últimos años. Las estadísticas sobre la salud materno-infantil siguen siendo el indicador más creíble del estado del desarrollo humano en todo el mundo, y el número de madres que mueren al dar a luz se ha vuelto preocupante en Nigeria. Según un informe de UNICEF, 145 mujeres nigerianas en edad fértil y 2300 niños menores de cinco años mueren todos los días, lo que convierte a Nigeria en el segundo mayor contribuyente a la tasa de mortalidad materna del mundo. Las enfermedades infecciosas que se pueden prevenir o curar como la malaria, la pulmonía, la diarrea, el sarampión, el VIH/SIDA representan más del 70 % del millón de muertes de niños menores de cinco años que se calcula tienen lugar en Nigeria.

Estas tasas deprimentes sirven para ilustrar el precario sistema de salud y de servicios sociales que tiene Nigeria. La cuestión fundamental es cuánto tiempo más vamos a seguir viendo como nuestras hermanas, madres y niños sufren y mueren de afecciones, enfermedades y complicaciones que se pueden prevenir, evitar y tratar. Para poder responder a esta abrumadora pregunta, debemos primero definir y conocer los factores a los que se atribuyen estas muertes en Nigeria.

Problemas en la prestación de servicios en Nigeria

En 2010, 2013 y 2015, el Centro de Población y Desarrollo Ambiental (CPED) llevó a cabo una serie de proyectos sobre los desafíos en materia de salud materna, neonatal e infantil. Estos proyectos incluyeron: una encuesta sobre los desafíos relativos a la atención de la salud materna, neonatal e infantil en 10 estados de Nigeria, un proyecto de investigación sobre el "Acceso a los servicios de atención primaria de la salud en las comunidades rurales del estado Delta de Nigeria donde escasean estos servicios" y la ejecución de un proyecto para mejorar los servicios de salud materna, neonatal e infantil en la región de Okpe del estado de Delta. 

En todos estos proyectos, se llevó a cabo una investigación profunda sobre los desafíos a los que deben enfrentarse las mujeres que reciben servicios de salud materna, neonatal e infantil, en especial en las comunidades rurales. En los resúmenes de políticas públicas del CPED 2010, 2015 y otras publicaciones se describieron algunos de estos desafíos: 1) deficientes sistemas de remisión de pacientes para la prestación de servicios de salud; 2) costos elevados para recibir servicios de salud materna, neonatal e infantil en centros de atención tanto públicos como privados; 3) abortos ilegales practicados por curanderos tradicionales/proveedores de medicamentos falsos; 4) poco conocimiento de los servicios de planificación familiar; 5) falta de disponibilidad de asistencia cualificada en el parto y equipos médicos en el centro de atención, con especial referencia a los centros de atención de la salud primaria en las comunidades rurales; 6) falta de disponibilidad de servicios para la atención de la salud primaria en algunas comunidades rurales; y 7) las actitudes de los trabajadores de la salud, incluido el personal de enfermería, de estos centros hacia las mujeres embarazadas durante la atención prenatal y durante el parto. Esto ha llevado a que las mujeres, incluso aquellas que tienen los recursos para pagar y recibir los servicios, no quieran recibir atención de salud materna, neonatal e infantil en los centros de atención de la salud primaria.

Por ejemplo, en una comunidad de Okpe LGA, estado de Delta, una encuestada dijo (en el idioma pigin de Nigeria):

“I stop to dey go the health centre wey dey this community the day wey snake nearly bite me for the compound. Na so so bush dey the place. Nobody dey clear am. If you reach there self, medicine no dey and the matron go tell you sey make you bring plenty money before e go treat you”. If you say you no get that kind money, she go sey make you go general hospital. Na this one make me no dey go there”.

¿Cómo se resolverán estas cuestiones? ¿Quién hará qué para asegurar de que lo que puede prevenirse se prevenga, que lo que puede evitarse se evite y lo que puede curarse se trate y cure como corresponde; y así reducir las tasas de mortalidad materno-infantil en Nigeria?

Los esfuerzos del CPED

El CPED reconoce que para que haya progreso y se mejore el acceso y la calidad de los servicios de la atención de la salud materna, neonatal e infantil en Nigeria, deben realizarse esfuerzos para abordar el problema de la financiación de la atención de la salud, sobre todo en las zonas rurales. En noviembre de 2016, el CPED reunió a los encargados de la formulación de políticas de todos los 25 distritos del estado de Delta para consultar, debatir y trazar el camino para que la prestación de servicios de atención de la salud en las zonas rurales sea gratuita y accesible, en especial en lo que respecta a la salud materna, neonatal e infantil.

Se acordó, entre otras cosas, que los servicios de atención de la saludo materna y de niños menores de cinco años se ampliaría a los centros de atención de la salud primaria del estado de Delta, además de los centros de atención de la salud secundaria y terciaria en los que ya se ofrecen dichos servicios. Además, deben aplicarse planes de seguro médico comunitarios para asegurar de que a ninguna persona se le niegue los servicios de atención sanitaria por falta de fondos. Esta última cuestión es un elemento fundamental de la aplicación del proyecto de investigación del CPED para mejorar los servicios de salud materna, neonatal e infantil en el estado de Delta: el establecimiento de un plan de seguro médico comunitario en el barrio 17 de la región de Okpe como proyecto piloto que podrá replicarse en otros barrios y regiones del estado. Tras las consultas y la movilización de las comunidades participantes y las autoridades, muchas familias han aceptado el plan, se han registrado y han comenzado a recibir servicios.

Estos esfuerzos han contribuido a mejoras palpables en materia de salud materna, neonatal e infantil de la región. Se ha registrado un aumento de más del 50 % de la atención prenatal así como un aumento en el registro de vacunación, en el número de mujeres que dan a luz en el centro y en la cantidad de servicios de planificación familiar.

Estos esfuerzos demuestran de manera positiva que la investigación puede ayudar a mejorar la vida de las personas. El CPED se compromete a emplear el poder de la investigación y la evidencia para mejorar la atención sanitaria para madres, recién nacidos y niños menores de cinco años, y prevé hacer todo lo posible para mejorar el estado de salud de las mujeres y los niños de Nigeria. 

Nota: Las opiniones expresadas en este artículo son del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de la Iniciativa Think Tank. 

Etiquetas