El Gran Chaco Americano es una región cálida y semiárida que abarca algunas zonas de Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay. Esta región está sufriendo un estrés hídrico cada vez mayor debido a la deforestación y al cambio climático. El Investigación para el Desarrollo (ID) de Paraguay está trabajando con colaboradores de Argentina y Bolivia para poder conocer mejor los impactos socioeconómicos del estrés hídrico en los sistemas de producción de la región del Gran Chaco. La Iniciativa Think Tank entrevistó a Rossana Scribano, directora del Departamento de Clima y Recursos Naturales del ID, para conocer más acerca de este trabajo.

[Nota del editor: Esta es la cuarta entrada de la serie sobre los think tanks y cambio climático, editada por Nikki Lulham y Erika Malich. Esta entrada reproduce una entrevista con María Rossana Scribano, directora del Departamento de Clima y Recursos Naturales del Investigación para el Desarrollo (ID)de Paraguay, acerca de un proyecto de investigación que dirige y que está financiado por el IDRC. El ID es una de las 43 instituciones dedicadas a la investigación sobre políticas, que reciben apoyo de la Iniciativa Think Tank]. 

Iniciativa Think Tank (TTI): Cuéntenos acerca de su proyecto de investigación “Valorizando el agua en un clima y una economía cambiantes del Gran Chaco Americano”. ¿Qué problema se propone abordar el proyecto y por qué motivo?

Rossana Scribano (RS): El nivel de precipitaciones pluviales de la región del Gran Chaco se encuentra por debajo del promedio de otras zonas de América del Sur. Por otra parte, esta región tiene un clima extremadamente variable y sufre periódicamente inundaciones y sequías. La erosión del suelo, la sobreexplotación y la consiguiente salinización del agua subterránea y el excesivo pastoreo del ganado son solo algunos de los factores que contribuyen a la vulnerabilidad de esta región. El estrés hídrico está limitando el desarrollo de la región del Gran Chaco. Es necesario tomar en cuenta la tendencia histórica de precipitaciones y de utilización del agua, además de analizar futuros escenarios climáticos, para ayudar a orientar las decisiones a largo plazo sobre el manejo del agua en la región.

La idea de esta investigación surgió en un proyecto anterior, en el que se llegó a la conclusión de que se necesitaba un conocimiento más profundo sobre la relación existente entre el agua y la producción económica, para garantizar un suministro de agua sostenible. Este es el objetivo del proyecto “Valorizando el agua”, que se centra en las actividades económicas más importantes de la región del Gran Chaco, como la agricultura, la ganadería, la silvicultura y la extracción de hidrocarburos. Ya sabemos que el agua es un factor que limita la producción en esta zona y que está estrechamente relacionada con la variabilidad climática. En este proyecto, se busca estudiar de manera más profunda estas relaciones.

TTI: ¿De qué manera ayudaría la investigación a solucionar estos problemas? ¿Cuáles son los objetivos y los resultados esperados?

RS: Contamos con muy poca información acerca del uso del agua en las diferentes actividades económicas de la región del Gran Chaco. Tampoco queda claro de qué manera estas actividades se pueden ver afectadas por el cambio climático y qué políticas públicas serían las más adecuadas para limitar los efectos negativos. El objetivo general de la investigación es contribuir a esclarecer estos aspectos. Por ejemplo, el proyecto incluirá la evaluación y el cálculo del uso del agua en diversos sistemas productivos (como la agricultura, el pastoreo de ganado, etc.), así como la evaluación de los impactos socioeconómicos generales del cambio climático en los recursos hídricos del Gran Chaco Americano. Asimismo, diseñaremos una herramienta integral para que los sectores público y privado puedan identificar posibles medidas de adaptación y puedan tomar decisiones basadas en la evidencia.

TTI: ¿A quiénes beneficiaría esta investigación?

RS: Los principales beneficiarios de este trabajo serán los responsables de tomar decisiones en los gobiernos locales y nacionales, el sector privado y la población de la región. Esperamos que nuestros descubrimientos ayuden a mejorar el uso eficiente de los recursos hídricos en la zona del Gran Chaco.  

TTI: ¿Qué valor aporta un think tank al abordar problemas de esta índole?

RS: El aporte del ID para abordar los problemas descritos es de suma importancia. El ID es la principal institución de este proyecto de investigación y, como mencioné anteriormente, trabaja en estrecha colaboración con socios de toda la región, que integran un consorcio de investigación. Estamos consolidando, de forma colectiva, nuestras capacidades de llevar a cabo investigaciones colaborativas y crecemos aprendiendo a aprovechar mejor nuestras fortalezas y debilidades, que se complementan a la perfección.

Todas las instituciones que pertenecen al consorcio son conocidas por su experiencia en diferentes áreas de investigación, como la deforestación, el análisis de vulnerabilidad, la adaptación del cambio climático, etc. Juntas, apoyamos y consolidamos el desarrollo de la región del Gran Chaco Americano, informando sobre el diseño de mejores políticas y prácticas comerciales, mediante un compromiso sostenido con los responsables de políticas de diferentes niveles.  Por otra parte, la herramienta destinada a la toma de decisiones que estamos desarrollando en este proyecto pondrá de relieve los patrones y tendencias de consumo por parte de los diversos sectores económicos y ayudará a garantizar un mejor manejo de los recursos hídricos, contribuyendo al mismo tiempo al desarrollo regional.

TTI: ¿Cuáles fueron algunos de los beneficios obtenidos de la colaboración con otras instituciones de toda la región del Gran Chaco en este proyecto?

RS: La región del Gran Chaco abarca cuatro países y nuestro equipo de proyecto multinacional está formado por miembros de tres instituciones de investigación: la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), de Argentina; la Fundación de la Cordillera, de Bolivia; y el Investigación Para el Desarrollo (ID), de Paraguay, al que pertenezco. Nuestra investigación se enriquece en gran medida por la complementariedad de los profesionales que constituyen el equipo del proyecto, en cuanto a sus respectivas disciplinas y especialidades. Por ejemplo, el desarrollo de tablas input-output requirió la colaboración de economistas, hidrólogos, meteorólogos y modeladores del cambio climático, profesionales del medio ambiente, agrónomos, veterinarios y antropólogos, entre otros.

El equipo del proyecto consiste en una estructura profesional e institucional en la que cada institución realiza un importante aporte a la investigación. Representamos, de forma colectiva, al Centro de Conocimiento Gran Chaco Americano, una plataforma creada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en el marco del programa Portal Regional para la Transferencia de Tecnología y la Acción frente al Cambio Climático en América Latina y el Caribe.

TTI: ¿Con qué otras partes interesadas interactuaron durante este proyecto y por qué motivos?

RS: A lo largo del proyecto, hemos interactuado con diferentes partes interesadas, como autoridades nacionales y locales, expertos científicos, empresas privadas e instituciones públicas, quienes nos ofrecieron soporte técnico e información. En el Chaco Paraguayo, específicamente, interactuamos con las comunidades menonitas de la zona, que nos aportaron información crucial acerca de las necesidades de agua para la agricultura y la cría de ganado, además de ideas sobre los sistemas de recolección de agua que utilizan en épocas de sequía. También nos pusimos en contacto con comunidades aborígenes, con profesionales técnicos de cooperativas locales y con autoridades locales. La interacción con todos estos grupos contribuyó a validar la información recopilada en la etapa de investigación.

TTI: Hasta el momento, ¿cuáles han sido algunos de los resultados o impactos preliminares de la investigación? ¿Existen posibilidades interesantes para el futuro?

RS: El proyecto ha generado información que resultará de utilidad para regular el uso del agua en la región. Asimismo, ha identificado brechas de conocimiento de los niveles de empleo, de deforestación y de fluctuación de las reservas de carbono como resultado del crecimiento y de las épocas de climas extremos. Los resultados obtenidos hasta el momento contribuyen a ilustrar las diferencias socioeconómicas de la demanda de agua para las actividades económicas de cada país. Estos datos se han compilado en una gran base de datos en la que se describe el consumo de agua y los precios para los diversos sectores y actividades de la economía de los tres países incluidos en este proyecto.

Esperamos que nuestros descubrimientos provean a los responsables de tomar decisiones y a las principales partes interesadas la información necesaria para establecer pautas a fin de mejorar las políticas y estrategias de desarrollo regional. Por ejemplo, como parte de los esfuerzos de divulgación de este proyecto, hemos participado en el Tercer Encuentro Mundial del Gran Chaco Americano, un foro que reunió a investigadores, responsables políticos y representantes de la sociedad civil, para tomar medidas colectivas a fin de enfrentar el cambio climático y el estrés hídrico en esta región. Además, nos invitaron a participar en un taller organizado por la Secretaría de Emergencia Nacional del Paraguay y otras organizaciones que abordan temas relacionados con el Chaco Paraguayo, a fin de desarrollar un plan de acción conjunta destinado a reducir los efectos negativos de la sequía en la región.

En general, esta investigación contribuye al desarrollo de mejores políticas y prácticas para la región del Gran Chaco, lo que genera un uso más eficiente de un recurso absolutamente crucial, tanto para el desarrollo económico como para la supervivencia humana. 

Más información acerca de este proyecto:

  • Visite el sitio web del proyecto [en español]
  • Lea más acerca de la participación del ID en el Tercer Encuentro Mundial de la Región del Chaco, celebrado en Villa Montes, Bolivia, del 13 al 16 de junio de 2016 [en español]
  • Lea más acerca de la manera en que el equipo del proyecto se comprometió con los estudiantes ganadores de la Feria Nacional de Ciencias [en español]

Tags