Si bien la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible reconoce el importante rol que los jóvenes pueden desempeñar para erradicar la pobreza e impulsar el desarrollo, son demasiado los jóvenes que enfrentan obstáculos para poder lograrlo. La falta de empleo decente es uno de los obstáculos más importantes. Por ello, al celebrar el Día Internacional de la Juventud, cabe destacar la importancia de crear empleos al reflexionar sobre el tema de este año: El camino hacia 2030: erradicación de la pobreza y el logro de modalidades de consumo y producción sostenibles

[Nota del editor: Marie-France Boucher es Oficial de gestión programa en el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo, trabajando para la  Iniciativa Think Tank.]

En la actualidad, nueve de cada diez jóvenes entre 15 y 30 años viven en países de ingresos bajos y medianos. Esta gran proporción de población joven constituye un enorme potencial para el crecimiento económico y el desarrollo de estos países. No obstante, sin oportunidades de empleo decente, estos países corren el riesgo de desaprovechar los beneficios económicos que podría crear la fuerza de trabajo joven.

Todo comienza con empleos decentes

¿Pero a qué nos referimos cuando hablamos de empleo decente? Un empleo decente es productivo y contribuye a la economía formal. Vincula a los empleadores y los trabajadores mediante un contrato escrito que protege a ambas partes, los trabajadores adquieren habilidades transferibles y reciben un salario que les permiten satisfacer sus necesidades básicas. La pobreza de los trabajadores, es decir aquellos que ganan menos de dos dólares de los Estados Unidos por día, el trabajo informal, el trabajo a medio tiempo, el trabajo de temporada/improvisado y el trabajo temporal son todas condiciones laborales que pueden impedir que los trabajadores gocen de una vida decente.

Lamentablemente, los jóvenes tienen estos tipos de empleos en una inmensa mayoría en comparación con los trabajadores mayores. De hecho, en 2013 los jóvenes con empleo tenías 1,5 veces más probabilidades de estar viviendo en extrema pobreza que otros grupos de edad. La Organización Internacional del Trabajo estima que unas 169 millones de personas jóvenes trabajan por menos de dos dólares estadounidenses al día. Esto puede explicarse por una serie de factores como el acceso limitado a la educación, la falta de experiencia en comparación con otros grupos de eddas y las oportunidades disponibles de empleo en el mercado laboral.

Poder ofrecer empleos decentes a los jóvenes siguen siendo un problema importante de los encargados de la formulación de políticas de todo el mundo porque la investigación dirigida a brindar apoyo a la creación de puestos de trabajo efectivos todavía es inadecuada y fragmentaria. Gracias a la ayuda de la Iniciativa Think Tank, nuestros colaboradores están desempeñando un papel importante al brindar apoyo a la creación de políticas de empleo juvenil. Al aportar las pruebas muy necesarias sobre los factores que ejercen influencia en la creación de puestos de trabajo en sus países, los think tanks contribuyen al esfuerzo colectivo que se necesita para generar oportunidades laborales productivas y decentes para los jóvenes. 

Los think tanks están ayudando proporcionando datos locales...

Parte de la dificultad de elaborar políticas y programas efectivos de empleo juvenil radica en que las necesidades laborales de los jóvenes se basan en diversos factores: la situación económica, la educación y la ubicación. Tener en cuenta las especificidades de los mercados laborales de los distintos países y regiones complica aún más esta ecuación.

En este contexto, los think tanks ofrecen información importante para los encargados de la formulación de políticas mediante las investigaciones locales basadas en pruebas. Debido al acceso inmediato local a datos y conocimiento, los think tanks ofrecen una visión completa del tipo de política que se necesita para responder a las necesidades de empleo juvenil. La investigación también está identificando grupos que podían haberse pasado por alto por las políticas de empleo juvenil actuales o la evaluación del impacto en los jóvenes de las políticas de empleo juvenil. Además, los think tanks comprenden que la mera mejora de las políticas de empleo no solucionará todo; también resulta fundamental llevar a cabo estudios de investigación sobre cómo mejorar el sistema educativo con vistas a mejorar las perspectivas de empleo de los jóvenes. La Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES) comprendió esto y llevó a cabo una campaña para mejorar el sistema educativo en Guatemala. La Agenda Nacional de Educación con Calidad condujo al Ministerio de Educación a aplicar una serie de cambios propuestos como la mejora de la formación docente y la descentralización del presupuesto escolar y, de este modo, logró ofrecer a los jóvenes la oportunidad de potenciar sus perspectivas de empleo. 

... y empleando distintas perspectivas analíticas

Asimismo, los think tanks, como los que reciben el apoyo de la ITT, suelen emplear distintas perspectivas analíticas para llevar a cabos sus tareas de investigación. La naturaleza interdisciplinaria de los think tanks puede de esta manera ofrecer nuevas perspectivas a los encargados de la formulación de políticas. En el caso del empleo juvenil, es necesario unir distintas disciplinas académicas para mejorar la situación; abordar el problema desde el ángulo del urbanismo, la sociología, la migración o la educación es la única manera de comprender las necesidades de empleo de los jóvenes. Un ejemplo de este tipo de proyecto de investigación interdisciplinario es uno que ha recibido financiamiento a través del Fondo de oportunidades de la ITT sobre la función de las ciudades pequeñas en la manera en que se perfilan los resultados del plan de empleo de la juventud en India e Indonesia. El proyecto dirigido por el Centre for Policy Research (CPR) con sede en Delhi, India está examinando cómo las ciudades pequeñas perfilan los resultados del plan de empleo de mujeres jóvenes y los jóvenes en general de regiones no metropolitanas. Este estudio emplea datos sobre migración, urbanización y mercados laborales de ciudades pequeñas de India con el objetivo de recomendar reformas de políticas a los gobiernos de las ciudades pequeñas. Además, llevará a cabo un análisis comparativo con datos de Indonesia para aprovechar las semejanzas y las perspectivas del contexto de la India.

Este proyecto de investigación aborda un aspecto muy específico del empleo juvenil de la India pero también tratará el fenómeno más amplio de la migración de trabajadores jóvenes a ciudades pequeñas. Esto destaca uno de los muchos valores que los think tanks aportan a las deliberaciones sobre políticas: distintas perspectivas disciplinarias, conocimiento especializado de otros dominios de políticas o países sobre tendencias emergentes y debido a su imparcialidad, una visión crítica y constructiva de los factores complejos que ejercen influencia en los problemas delicados relativos a la formulación de políticas como las relacionadas con el empleo juvenil.

Dado que los jóvenes desempeñan un papel fundamental en el proceso de desarrollo económico en varios países de ingresos bajos y medianos, los think tanks han establecido como prioridad que su labor sirva de orientación a la formulación de políticas de empleo juvenil o políticas del mercado laboral en los gobiernos de sus respectivos países. Y de este modo, están ayudando a fomentar el empleo juvenil, y captar y aprovechar la enorme oportunidad para el crecimiento y el desarrollo que los jóvenes representan. El desarrollo no tendrá lugar sin los jóvenes. Los think tanks lo saben y están ayudando a lograrlo.

Tags