¿De qué manera un programa como la Iniciativa Think Tank (ITT) contribuye a la creación de think tanks más sólidos y sostenibles? Y los think tanks más sólidos y sostenibles, ¿conducen a cambios de políticas y prácticas? Estos son dos de los grandes interrogantes que plantea en la actualidad la evaluación externa de la ITT. Queremos compartir nuestro aprendizaje con toda la comunidad interesada en el trabajo de los think tanks y aprovechar la oportunidad para aprender de la experiencia de los demás.

[Nota del editor: Este artículo se refiere a las principales conclusiones y lecciones aprendidas a partir del 1.er Informe Interino de la Evaluación Externa para la Fase 2 de la Iniciativa Think Tank, realizado por NIRAS inDevelop y publicado el 22 de julio de 2016. El informe completo se encuentra disponible aquí (en Ingles).]

¿Cuál es el objetivo de la ITT?

La Iniciativa Think Tank es un programa de 10 años dedicado a consolidar la capacidad de las organizaciones de investigación en materia de políticas, también conocidas como think tanks, en los países en desarrollo. Un aspecto central de la teoría del cambio que subyace a la ITT es la convicción de que los think tanks se encuentran en una posición única para lograr un cambio en sus respectivas sociedades, a través del aporte de datos locales que promueven políticas y prácticas mejoradas para abordar complejos problemas sociales y económicos.

Se ha seleccionado un grupo de think tanks muy promisorios para la Fase 2, que han recibido apoyo desde los comienzos de la ITT en 2008. Se cree que el financiamiento básico, junto con el desarrollo de capacidades, permitirá a estos think tanks fortalecer su calidad de investigación, sus vínculos en el ámbito de las políticas y su desempeño institucional general.

La ITT está convencida de que, a medida que los think tanks sean más eficientes, sustentables y ágiles en el desarrollo de sus agendas de investigación, estarán más consolidados para inspirar políticas dentro de sus países y ganarán credibilidad en el proceso. En definitiva, se espera que las políticas y prácticas basadas en datos empíricos y derivadas de manera transparente ayuden a formar sociedades más igualitarias y prósperas.  

¿Qué esperamos aprender de esta evaluación?

En el transcurso de la 2.da fase del programa, la evaluación externa investigará la relación entre el apoyo de la ITT y la consolidación de los think tanks, así como la medida en que estos últimos impactan en los cambios de las políticas sociales y económicas.

La evaluación toma en cuenta la diversidad dentro del conjunto de los think tanks con los que trabajamos, tanto en el ámbito institucional como en relación con los entornos políticos, sociales y culturales en los que operan. En consecuencia, la evaluación examina detenidamente el contexto que rodea a cada think tank en particular (se han incluido 13 en la muestra), procurando considerar tanto los factores internos como los externos. Concretamente, los evaluadores analizan en qué medida el contexto, junto con el financiamiento básico y la asistencia técnica, determinan la eficiencia del apoyo de la ITT para el desempeño de los think tanks.

Si bien tanto nosotros como los donantes creemos que este tipo de apoyo puede lograr la sustentabilidad institucional, es fundamental debatir y analizar esta hipótesis rigurosamente. La teoría del cambio de la ITT fue validada esencialmente en el Informe final de evaluación para la Fase 1 de la ITT; sin embargo, ahora deseamos investigar un poco más para comprender mejor cuándo, dónde y por qué la teoría del cambio se hace realidad. Este es el objetivo de la evaluación de la Fase 2, que acompaña al programa desde el principio y aporta un análisis profundo durante el proceso. Este enfoque nos ayudará a lograr lo siguiente:

Integrar lo que aprendemos: Las observaciones de los informes de evaluación interinos validan muchos de nuestros esfuerzos y también aclaran algunos puntos que pueden realizarse de otra manera. En definitiva, nos dan la oportunidad de analizar cómo perfeccionar el apoyo que ofrecemos a los think tanks para responder mejor a sus necesidades.

Calcular el cambio: Evaluar el progreso en diferentes momentos a lo largo de los cinco años nos permite tener una opinión más clara del modo en que la ITT alcanza los objetivos del programa.

Compartir lecciones aprendidas sobre lo que funciona y lo que no funciona: Al compartir con otros lo que aprendemos, esperamos contribuir con el conocimiento global respecto del impacto de diferentes condiciones, factores y tipos de apoyo sobre el desempeño de los think tanks. Las lecciones aprendidas en la experiencia de la ITT serán un aporte muy valioso para los donantes que consideran la posibilidad de participar en el programa en el futuro o financian organizaciones de investigación de políticas. 

¿Cuáles son algunas de las primeras conclusiones?

Este primer informe interino aportó una gran cantidad de datos, que se sintetizan a continuación:

El valor del financiamiento básico: Hasta el momento, se considera que el financiamiento básico simplifica los esfuerzos de los think tanks para planificar, pensar y actuar estratégicamente. Estos recursos no asignados dan lugar a las instituciones para tomar decisiones sobre el desarrollo organizativo y aumentan su confianza para diseñar programas de investigación fiables y relevantes de manera independiente. La evaluación muestra que el apoyo de la ITT en esta área permite avanzar hacia una mejor capacidad para producir investigaciones de calidad, organizaciones más eficientes y una participación proactiva de los think tanks en debates sobre políticas públicas. Sin embargo, la evaluación también muestra que el financiamiento básico no es suficiente para fomentar la sustentabilidad organizativa y financiera a más largo plazo. Una de las recomendaciones fue que la ITT debe facilitar la investigación-acción para ayudar a los think tanks a desarrollar estrategias más integrales para la sustentabilidad económica.

La eficiencia del apoyo al desarrollo de capacidades: La evaluación revela de qué modo los esfuerzos de la ITT para desarrollar capacidades ayudan a los think tanks y en qué medida esto tiene resultados positivos. Por ejemplo, investiga la relación entre la calidad de las investigaciones de los think tanks y el apoyo de la ITT al desarrollo de capacidades de los investigadores, el reclutamiento y la retención de personal calificado, la concentración en investigaciones relevantes para las políticas y la consolidación de procesos internos para el control y la coordinación de las investigaciones. Una de las recomendaciones fue que la ITT debe perfeccionar su método de evaluación de necesidades, concentrar los recursos para lograr un mejor impacto y permitir la participación de los think tanks en la etapa de diseño de las actividades para el desarrollo de capacidades.

Mejor comprensión del contexto: La primera información sugiere que la función que cumplen los think tanks en el desarrollo de políticas y el debate, así como el modo en que ha contribuido la ITT, varían según el contexto. Entre los factores clave, se incluyen la independencia del gobierno y los actores internacionales, el grado de relación con la sociedad civil y la comunidad de investigación en general, la exigencia de pruebas por parte de los actores de las políticas y la libertad de expresión. Los evaluadores continuarán aclarando la compleja relación entre estos factores y cómo se puede extrapolar mejor la eficiencia de los esfuerzos de la ITT.  

¿Cuáles son los próximos pasos?

A solo tres años del final de la ITT, que concluirá a mediados de 2019, estamos sumamente interesados en los resultados interinos que se han descubierto hasta la fecha y esperamos ansiosos recibir la próxima ronda en el 2.do informe interino a finales de 2017. Estamos planificando realizar modificaciones en el programa para ocuparnos de algunas de las recomendaciones que compartieron los evaluadores. En los próximos artículos, continuaremos compartiendo nuestros proyectos y nuestro aprendizaje a lo largo del proceso.

Si desea compartir su experiencia en la evaluación del impacto que tiene el apoyo a las organizaciones de investigación de políticas públicas, nos encantaría recibir su opinión. Cuanto más compartamos nuestro conocimiento sobre lo que funciona (y lo que no), mejor podremos respaldar a los think tanks en los países en desarrollo para inspirar un cambio positivo.

Tags