Esta publicación de Peter Taylor, director adjunto de las Iniciativas Think Tank del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo de Canadá (IDRC), describe una serie de esfuerzos que se han emprendido para resaltar la forma en que dichas instituciones pueden marcar una verdadera diferencia mediante sus aportes a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En particular, una serie de consultas mundiales ha demostrado que las pruebas, datos y análisis de alta calidad, serán fundamentales para impulsar los avances hacia la consecución de los ODS relacionados con la salud. La asociación y colaboración genuina entre los formuladores de políticas e investigadores, comunidades y ciudadanos revisten la misma importancia.

“17 objetivos para transformar nuestro mundo”. La Organización de las Naciones unidas lanzó esta declaración categórica el 1.o de enero de 2016 al entrar en vigor oficialmente los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda para el Desarrollo Sostenible 2030 . Los ODS infunden inspiración y desafío a la vez porque se aplicarán a todos universalmente. Como lo señala la ONU, los países signatarios ya están movilizando sus esfuerzos para poner fin a toda forma de pobreza, luchar contra las desigualdades y hacer frente al cambio climático, asegurándose al mismo tiempo de que nadie se quede al margen. ¿Pero de qué manera vinculará cada país sus procesos de desarrollo nacional con los ODS mundiales? ¿Cómo se traducirán estos procesos en acciones a nivel local? ¿Cómo se representarán los indicadores y objetivos en contextos distintos? ¿Cómo se combinarán estos esfuerzos nacionales para orientar el progreso hacia los ODS a escala mundial? ¿De qué manera ayudará a catalizar y fortalecer lo que sucede a nivel nacional todo lo que se ha aprendido mundialmente de las experiencias anteriores con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y ahora con los ODS?

Estas preguntas preocupan tanto a los encargados de formular las políticas como a los investigadores. Aquí en IDRC también las hemos estado analizando, tal como lo expresa Sue Szabo en una reciente publicación de blog. Al mismo tiempo, a medida que más ciudadanos de muchos países se dan cuenta de la existencia de los ODS, es cada vez mayor el interés y la demanda de información sobre la forma en que se prevé que estos afecten directamente la vida de las personas. He tenido la suerte de participar en un número de conversaciones y diálogos recientes donde se han debatido preguntas como estas. En efecto, la Iniciativa Think Tank participa activamente en el apoyo de actividades en torno a alguna de estas. Tomemos, por ejemplo, la iniciativa Southern Voice –una red de 48 think tanks de África, Asia y América Latina– la cual funciona como una plataforma abierta que acepta aportes al debate internacional en relación con los ODS. Gracias a los esfuerzos encaminados a abordar el desequilibrio de poder existente y la necesidad de que exista una participación más inclusiva de distintos actores en debates sobre desarrollo mundial, esta red contribuye a compartir la información y el análisis de políticas fundamentadas en evidencias que realizan investigadores de países de bajos a medianos ingresos y que están directamente relacionados con los ODS.

Otra de las formas en que el IDRC y la Iniciativa Think Tank participan activamente en el debate sobre los ODS está relacionada con la salud. El objetivo 3 de los ODS (Salud y bienestar para todos) ha establecido metas de gran alcance a título propio. Pero no hay duda de que el objetivo 3 no se logrará si no se realizan avances hacia la consecución de todos los otros objetivos interrelacionados. De la misma manera, los avances hacia el objetivo 3 también contribuirán al éxito de los otros objetivos. En meses recientes, hemos explorado la manera en que ya se están fortaleciendo las políticas y sistemas relacionados con la salud individual y pública. Incluso existe un mayor interés en ver lo que sucede cuando estas políticas bien fundamentadas se implementan y se ponen en práctica los sistemas mejorados. Todo esto plantea la dificultad de cómo acelerar y medir estos avances; es precisamente en este punto donde las instituciones de investigación en políticas públicas añaden un valor real.

En noviembre de 2015, los representantes de 60 think tanks e instituciones académicas de todo el mundo se reunieron en Ginebra en el Graduate Institute con el fin de explorar la forma en que podrían ayudar a acelerar la implementación de la agenda de los ODS sobre la salud mundial. Aprendimos que estos dos tipos de instituciones son, de hecho, actores clave en la interfaz entre conocimientos y política en materia de salud, en gran medida gracias a sus investigaciones y dedicación de alta calidad y pertinentes a las políticas públicas, a su vigilancia y seguimiento de los avances en torno a la implementación de políticas, el propiciamiento de espacios para el diálogo sobre política y el establecimiento del vínculo entre los esfuerzos nacionales y mundiales relativos a los ODS. El diálogo en esa primera reunión generó mucho entusiasmo e impulso para comprender mejor cuál sería el perfil del rol y aporte de las instituciones de investigación en políticas públicas en el futuro.

Como resultado, el Graduate Institute y el IDRC procedieron a convocar una serie de consultas mundiales y regionales durante 2016, las cuales sirvieron para profundizar nuestro compromiso con otros interesados, como las instituciones de salud pública nacionales, los encargados de formular las políticas y los organismos de financiamiento. Durante el último año se llevaron a cabo consultas en Ginebra, Berlín, Kampala, Río de Janeiro, Vancouver e Islamabad. Estas representaron excelentes oportunidades para comprender las necesidades y dificultades que entraña la implementación de los ODS, compartir conocimientos y experiencia y generar ideas para tomar acciones colectivas. Juntos analizamos la manera en que los ODS relacionados con la salud se están integrando como parte de los planes de desarrollo en diferentes países y regiones; la necesidad de que los datos, pruebas y análisis, y el rol que estos desempeñan, apoyen los esfuerzos para avanzar hacia los ODS relacionados con la salud; cómo contribuyen los think tanks e instituciones académicas a estos esfuerzos; y la forma en que los investigadores de política pública y otros interesados pueden mejorar la manera en que trabajan juntos para que dicha colaboración sea lo más efectiva posible.

En estas conversaciones y consultas surgieron algunos mensajes clave y recurrentes:

  1. Los enfoques multi e intersectoriales son fundamentales para la consecución de los resultados descritos en los ODS.
  2. Es esencial la disponibilidad de datos de calidad, creíbles y accesibles relacionados con todos los aspectos de salud pública.
  3. No será suficiente la recaudación de datos por sí sola.  Para que verdaderamente nadie se quede al margen, tendremos que impulsar y facilitar acciones significativas con las que se comprometan los ciudadanos.
  4. Es necesario comprender de qué manera se avanzará hacia la consecución de los ODS, cómo se controlarán dichos avances y cómo se elaborarán los informes al respecto, todo esto a nivel nacional al igual que a nivel “local” o subnacional.
  5. Los procesos de política pública revisten un carácter inherentemente político. ¿Cómo pueden los investigadores de política pública navegar por estos procesos de tal manera que estén fundamentados por un entendimiento profundo de las realidades políticas pero sin adoptar una postura partidista? Se trata de una tarea difícil pero crucial, si el objetivo es producir un cambio verdadero.
  6. La generación de datos, análisis y pruebas útiles que impulsen los ODS interrelacionados exigirá nuevas formas de colaboración y asociación entre ministerios, sectores y otros interesados, entre los que se encuentran los grupos ciudadanos y organizaciones.
  7. El contar con un buen gobierno interno e instituciones sólidas y eficaces son la clave para alcanzar los ODS relacionados con la salud.

Tras la celebración de las consultas, seguimos comprometidos con los participantes sobre el papel que desempeñan los think tanks e instituciones financieras para apoyar el avance hacia la consecución de los ODS relacionados con la salud. Teniendo como base los comentarios que nos han presentado, estamos colaborando estrechamente con el Graduate Institute de Ginebra y muchos otros colaboradores para ayudar a establecer los principios rectores de una nueva red llamada  “THINK_SDGs”.  Creemos que esto ayudará a mantener el impulso actual y al mismo tiempo crecerá el compromiso de un público más amplio. En el IDRC, también estamos explorando la manera de continuar nuestro trabajo con las instituciones de investigación en política pública que están comprometidas con las labores en materia de salud a través de la “Iniciativa Pensar en la Salud”. Esperamos con mucho interés ver la forma en que estos esfuerzos pueden contribuir a “transformar el mundo” mediante los ODS. No olvide consultar este espacio para obtener más noticias a medida que se desenvuelven nuestros esfuerzos.

¿Le interesa compartir sus ideas? Comuníquese con nosotros en healthTTI@idrc.ca.