Hoy en día, es indiscutible que los programas de asistencia son más eficaces cuando se adecuan a los contextos locales. A su vez, los resultados de desarrollo tienen más probabilidades de lograrse y sostenerse si se empodera a los agentes locales para idear soluciones singulares a los problemas locales. Este fue el motivo que impulsó la creación de la Iniciativa Think Tank (ITT) en 2008 y uno de nuestros objetivos principales se basó en recabar y compartir pruebas que permitan demostrar cómo esto ocurre en la práctica. Como Oficial de programas, he trabajado con beneficiarios de la ITT en África Oriental durante casi una década y deseo compartir algunas reflexiones sobre esta experiencia.

[Nota del editor: Esta publicación es la tercera de una serie de blog sobre el acompañamiento de los oficiales de programas, editada por Shannon Sutton]

Reflexión 1: El impacto es difícil de medir

Habida cuenta de que los agentes políticos suelen no revelar si un proceso de formulación de políticas se vio influido u orientado por conclusiones o recomendaciones de alguna investigación, dar seguimiento a las contribuciones o los impactos que las pruebas de las investigaciones ejercen sobre la formulación de políticas sigue siendo un reto. Este proceso de vincular la investigación con la formulación de políticas no es lineal. Pese a ello, hay algunos casos, como destacaré más adelante, que ilustran claramente la función que las pruebas desempeñan en el proceso de formular políticas. En general, tiene más sentido examinar cómo las organizaciones de investigación de políticas están posicionadas para ejercer influencia que hablar sobre cómo los productos o proyectos concretos de investigación orientan a la formulación de políticas. De un informe de evaluación externa de la ITT, se desprende que la posición de una organización para ejercer influencia representa el nivel de su independencia, que puede verse afectada por los tipos y fuentes de fondos, los compromisos internos de independencia y el contexto político en el que opera. Este punto también se detalla en el Programa Creación de Capacidad para Usar Pruebas de Investigación.

Reflexión 2: El contexto conforma las estrategias de influencia

Las estrategias de relación pertinentes al contexto son fundamentales para promover la investigación sobre políticas. Los think tanks de la región han aplicado distintas estrategias para adaptarse a las circunstancias de sus contextos nacionales. Algunos en sus interacciones con los formuladores de políticas adoptan enfoques de alto nivel, alentándolos de manera adecuada y objetiva a participar en el proceso antes de la difusión al público de las conclusiones sensibles de las investigaciones. En algunos otros casos, los formuladores de políticas reconocen ellos mismos el rol fundamental que desempeñan los think tanks y defienden ante sus colegas la importancia de respetar su independencia y objetividad. En estos contextos, los investigadores han tenido que estar atentos redefiniendo continuamente sus estrategias de comunicación y participación y renovando sus redes de contactos ante el cambio de personal y estrategias en el ámbito de la política. En otros casos, cuando el contexto lo permite, los think tanks han participado de procesos más amplios junto con los actores de la sociedad civil y los medios de difusión. Todos estos enfoques son congruentes con las prácticas efectivas observadas en otros lugares, y la naturaleza flexible del apoyo de la ITT ha contribuido a facilitar la autonomía y las capacidades de comunicación que los beneficiarios necesitan para ser eficaces, como se demuestra en las siguientes historias de la región.

Reflexión 3: El financiamiento básico ha marcado la diferencia

En lugar de describir el valor del financiamiento básico, compartiré dos historias de think tanks con los que he trabajado que ilustran el impacto que el apoyo no asignado a fines específicos puede ejercer. Estas son algunas de las historias de la región que demuestran la manera en que los think tanks han contribuido considerablemente a resolver los retos de desarrollo de sus respectivos países y como siguen haciéndolo. Los flujos de fondos, que son flexibles, a largo plazo y previsibles, hay ayudado a que los think tanks aumenten su autonomía e independencia y atraigan fondos específicos para proyectos: dos valiosas contribuciones que los han ayudado a logar el mandato de sus organizaciones.

Etiopía

Con la subvención otorgada por la ITT, la Asociación Económica de Etiopia (Ethiopian Economic Association, EEA) estableció una sección de formación a nivel federal y estatal con el fin de capacitar a los formuladores de políticas en cuestiones clave de desarrollo. Esto ha ayudado a que la EEA realice capacitaciones analíticas que contribuyen a mejorar la labor de los analistas y especialistas en políticas. Esto, junto con las inversiones de capital de la EEA para facilitar las visitas sobre el terreno, ha contribuido con las actividades de divulgación, credibilidad y reputación a niveles subnacionales.  La labor de la EEA en la realización de evaluaciones sobre los posibles ingresos derivados de las distintas opciones fiscales a niveles regionales en Etiopia ha concitado gran atención. Las evaluaciones fueron muy apreciadas y los gobiernos regionales que participaron compartieron los resultados en foros federales dirigidos a orientar los debates sobre la fórmula de asignación de ingresos nacional del país. La EEA también capacitó a los funcionarios públicos regionales sobre el establecimiento de una base para la cuenta de ingresos con el objetivo de supervisar el progreso logrado de conformidad con el Plan de Crecimiento y Transformación de Etiopia. Esto aumentó la apreciación de la prueba basada en investigación a nivel subnacional. Los gobiernos regionales ahora buscan la colaboración de las universidades regionales para proporcionar apoyo basado en pruebas y capacitación para sus procesos de desarrollo. En función del reconocimiento y la credibilidad del compromiso de la EEA a niveles regionales, los Consejos de Gobiernos Regionales implicaron a la EEA para que desempeñe un papel consultivo y de supervisión en relación con el apoyo que las universidades regionales prestaban a los gobiernos locales. El apoyo flexible de la ITT permitió que la EEA respondiera a las necesidades y oportunidades a medida que iban surgiendo, y, en última instancia, promovieron un mayor impacto del trabajo realizado.

Tanzania

La Fundación de Investigación Social y Económica de Tanzania (Economic and Social Research Foundation, ESRF) empleo la subvención otorgada por la ITT para restaurar su capacidad institucional, que se había debilitado considerablemente debido a las restricciones de los fondos imperantes antes del inicio de la ITT. La ESRF había perdido a siete investigadores tras los recortes de fondos del donante inicial y, como resultado, la cantidad y calidad de los productos de la investigación decayeron significativamente.  Los fondos que la ITT le concedió a la ESRF le permitieron hacer inversiones que facilitaron la investigación sobre el terreno, y la recopilación y análisis de datos. Además, ayudó a que pudiera invertir en su personal, atrayendo a investigadores más experimentados y proporcionando a los investigadores más novatos oportunidades para comenzar estudios doctorales.  La ESRF utilizó el apoyo de la ITT para organizar talleres de capacitación internos, así como enviar a su personal a seminarios y talleres. El restablecimiento de esta capacidad le permitió producir más y mejores investigaciones de calidad y restaurar rápidamente la reputación de la ESRF en el proceso de desarrollo de Tanzania. Como resultado, ahora la ESRF se reconoce ampliamente y es parte integral del proceso de desarrollo de Tanzania. Por ejemplo, el PNUD seleccionó a la ESRF para que elaborase el Informe Anual sobre Desarrollo Humano de Tanzania. Esta decisión también se basó en la experiencia de la organización que ha desempeñado funciones importantes en la formulación de la Visión 2025 del país, una perspectiva de desarrollo a largo plazo. El director ejecutivo de la ESRF fue miembro de la delegación del Gobierno de Tanzania ante la Cumbre de las Naciones Unidas que respaldó la Agenda de Desarrollo posterior al 2015 y actualmente es miembro de varios equipos de trabajo para la formulación de políticas. En general, el apoyo de la ITT ha contribuido a elevar considerablemente la estabilidad de la ESRF, lo que dio lugar a la retención del personal, el crecimiento en los fondos específicos para proyectos y diversos vínculos entre la investigación y la formulación de políticas.

¿Y los próximos pasos?

La ITT finalizará en 2019, algunos donantes han visto cuán efectivo es el apoyo a los think tanks cuando incluye fondos básicos flexibles y se cubre el costo total necesario para alcanzar el impacto que el apoyo provisto desea lograr. Alentamos a que otros también lean nuestra evidencia. Cuanto más donantes incorporen estos enfoques en sus financiamientos, será más probable que veamos impactos de desarrollo duraderos sobre el terreno en África Oriental y en otras partes del Sur Global. Los donantes apoyan la investigación de políticas con la expectativa de orientar el cambio. Porque los procesos de formular políticas son complejos y la relación entre investigación y políticas no es lineal, para que haya cambio hace falta un compromiso sostenido de todos los actores locales abocados a la investigación. Por tanto, los fondos responsables, flexibles y adaptables pueden ayudar a traer el cambio que los donantes buscan al fortalecer a los actores principales, como los think tanks, que son quienes ayudan a materializar ese cambio.